CONSUMIR HUEVOS CRUDOS EN AYUNAS, NO REPRESENTAN MÁS DEL 50% DE PROTEÍNAS QUE EL CUERPO NECESITA.

El maíz se vende por encima del precio oficial, por falta del producto. La semana pasada el saco estuvo a 17,50 dólares y en esta, ya se oferta a 18 dólares. Así lo indicó a Diario EXPRESO

CONSUMIR HUEVOS CRUDOS EN AYUNAS, NO REPRESENTAN MÁS DEL 50% DE PROTEÍNAS QUE EL CUERPO NECESITA.

Existe la creencia de que es bueno para los músculos, pero consumir el huevo crudo supone un riesgo microbiano por salmonelosis y reduce la fracción de proteínas que se absorben del total que ingerimos. Es decir, pierde digestibilidad y calidad nutricional. 

Te contamos por qué
En los últimos años, se ha consolidado una tendencia gastronómica que busca “volver a lo natural” y nos empuja a consumir productos alimenticios crudos y sin tratar. Esto ha contribuido al reciente aumento de las infecciones parasitarias transmitidas por los alimentos.
En el caso concreto de los huevos, siempre ha circulado el bulo de que tomarlos crudos es bueno. Una leyenda alimentada por deportistas de élite y figuras míticas del celuloide como Rocky, encarnado por el Sylvester Stallone. Y es que en el mundo del culturismo, agregar huevos crudos a zumos y batidos se considera una forma rápida de obtener más proteínas para desarrollar músculo.

Por otro lado, algunos de los platos y salsas más famosos del mundo incluyen huevos crudos en su preparación como el steak tartare, la pasta carbonara, el tiramisú o la salsa holandesa. Pero ¡cuidado! Añadir huevos crudos a tu batidos o recetas no es seguro.
Desde siempre se ha dicho que los huevos son la fuente más frecuente de salmonelosis, la causa suele estar en restos de excremento de gallina que puedan quedar adheridos a la cáscara, si entran en contacto con el interior y si se toman en crudo. Esta es la razón principal por la que es mejor tomar los huevos cocidos que crudos.


Evitar las enfermedades transmitidas por los alimentos es una buena razón para cocinar los huevos, pero no es la única razón. Si este argumento no te quita las ganas de ingerir huevos crudos, ahí va otro: para sacarle todo el partido al huevo hay que cocinarlo.
Es posible que se sorprenda saber que los huevos cocidos ofrecen más beneficios nutricionales que los crudos, pero es así. Lo afirma José María Puya, dietista y tecnólogo alimentario, quien señala en Alimentología que “las proteínas del huevo crudo (tanto clara como yema) son muy poco asimilables y hace falta cocinarlas o llegar al punto de nieve para que puedan ser asimilables”.
Además, como hemos señalado, es la forma más segura de tomarlos ya que al hacerlo te proteges contra la salmonela, que algunos defensores del huevo crudo afirman que solo existe en el exterior de la cáscara del huevo. Otros creen que con lavar el exterior del huevo y luego consumir el contenido crudo ya se protegen contra la salmonela. Ni lo uno ni lo otro. De hecho, el peor error que se puede cometer es lavar un huevo y guardarlo varios días para comerlo. Esto permite la entrada de gérmenes que contaminarán el alimento y, posiblemente, afectarán la salud del comensal.


Por otro lado, “si no cocinas el huevo, los antinutrientes que posee -la avidina y el ovomucoide- no serán eliminados. Y si se encuentran presentes, harán que las proteínas del huevo (especialmente las de la clara) se absorban un 50 por ciento menos”, añade Puya. Y en esto no hay discusión posible, la ciencia y los expertos coinciden: de un huevo cocido se aprovecha el 91 por ciento de las proteínas, de uno crudo, apenas el 50 por ciento.

Somos lideres en el sector

No dude en solicitar información acerca de nuestros servicios, nuestras vías de contacto están abiertas.

contacto

Av. Joaquín Orrantia, Edificio Trade Building torre A, piso C of. 705C.

Email: asistente@aprobal.org 
Telefono: +593 4 263 9909

LAS 10 CLAVES PARA NO CORRER RIESGOS CON LOS HUEVOS

El maíz se vende por encima del precio oficial, por falta del producto. La semana pasada el saco estuvo a 17,50 dólares y en esta, ya se oferta a 18 dólares. Así lo indicó a Diario EXPRESO

LAS 10 CLAVES PARA NO CORRER RIESGOS CON LOS HUEVOS

Los huevos son posiblemente los alimentos que más intoxicaciones alimentarias producen en el mundo, especialmente en verano, la causa es la temida salmonelosis, y es que el 1,6% de las gallinas ponedoras en España son portadoras de la temida Salmonella spp., cifra que ha bajado notablemente pero hay que seguir extremando las precauciones a la hora de consumir huevos, evitando consumirlos crudos.

 
¿DÓNDE SE COLOCAN LOS HUEVOS, EN LA NEVERA O FUERA Y EN QUÉ PARTE DE LA NEVERA?
Se colocan en dentro de la nevera, aunque en el supermercado están fuera a Temperatura Ambiente por obligación legal porque al pasar de frío o calor se crea un película de agua en la superficie yque puede facilitar que proliferen microorganismos, por eso mismo no deben estar en la puerta porque es donde más oscilaciones de temperatura hay.
 

Consejos para comer huevos con seguridad

1 Refrigéralos en cuanto llegues a casa. Y no los dejes en la puerta de la nevera pues es el lugar menos frío.

2 Respeta la fecha de consumo preferente.

3 No laves los huevos, sólo justo antes de consumirlos.

4 No consumas huevos rotos o con fisuras en la cáscara.

5 Cuidado con la contaminación cruzada que ocurre si cascas el huevo en el mismo recipiente donde vas a batirlos.

6 No pruebes las masas de hornear con huevo crudo antes de cocerlas en el horno.

7 Extrema las precauciones si haces una receta con huevo crudo como merengue o mayonesa.

8 Si la receta tiene huevo crudo y no se somete a tratamiento térmico, deben ser de consumo inmediato y no guardar o congelar las sobras.

9 Cocina los huevos a una temperatura adecuada para destruir los microorganismos, 70ºC durante 1 minuto o menos si alcanza los 75ºC. Y comprueba que yema y clara están cuajadas.

10 Mejor no consumir huevos fritos con yema líquida o tortillas poco cuajadas. Si así es como te gustan, extrema las precauciones consumiéndolo inmediatamente y tirando las sobras.

BEBER CLARAS DE HUEVO POR SU ALTO CONTENIDO PROTEICO Y BAJO PORCENTAJE EN GRASA ES MUY HABITUAL EN EL MUNDO DEL GIMNASIO PARA GANAR MÚSCULO

¿Es peligroso comer las claras de huevo crudas en casa?

Sí, es peligroso comer cualquier tipo de huevo crudo. No debemos hacerlo, da igual que los guardes en el frigorífico, puede que ésta clara ya esté contaminada. Además, la clara de huevo tiene una proteína, la avidina que se une a la vitamina B8 (biotina) e impide su absorción. La avidina asociada a la biotina protege el embrión porque las bacterias necesitan esta vitamina. La cocción de la clara de huevo neutraliza la avidina y libera la biotina, así que una vez que calientas un huevo, no sólo evitas el riesgo de salmonelosis, además mejoras la absorción de la biotina.

Fuente : Sport Life

Somos lideres en el sector

No dude en solicitar información acerca de nuestros servicios, nuestras vías de contacto están abiertas.

contacto

Av. Joaquín Orrantia, Edificio Trade Building torre A, piso C of. 705C.

Email: asistente@aprobal.org 
Telefono: +593 4 263 9909

EL HUEVO EN LA ALIMENTACIÓN INFANTIL: CUÁNDO EMPEZAR A OFRECERLO Y RECETAS PARA INTRODUCIRLO EN LA DIETA DE LOS NIÑOS

El maíz se vende por encima del precio oficial, por falta del producto. La semana pasada el saco estuvo a 17,50 dólares y en esta, ya se oferta a 18 dólares. Así lo indicó a Diario EXPRESO

EL HUEVO EN LA ALIMENTACIÓN INFANTIL: CUÁNDO EMPEZAR A OFRECERLO Y RECETAS PARA INTRODUCIRLO EN LA DIETA DE LOS NIÑOS

El huevo es uno de los alimentos más consumidos, con grandes beneficios nutricionales en la dieta de los más pequeños. Contiene proteínas tanto en la clara como en la yema. La clara se compone de muchas vitaminas y aporta entre un 10% y un 20% de la cantidad diaria recomendada de vitaminas A, D, E y K. También tienen minerales, como fósforo, selenio, hierro y zinc.

Os contamos todo sobre el huevo en la alimentación infantil y os dejamos algunas deliciosas recetas para incluirlo en la dieta de los más pequeños y de toda la familia.

Tipos de huevos
Los huevos pueden clasificarse, según su color, en blancos, amarillos o pardos. Esta característica depende únicamente de la raza de la gallina y no afecta en absoluto al valor nutritivo ni a la calidad del huevo.

También se clasifican, a nivel legal, según la características que tienen y por tanto según su calidad. En esta clasificación se denominan de categoría A, B o C:

Huevos de categoría A: Son huevos frescos que tienen una cáscara normal, intacta y completamente limpia. La yema es visible al trasluz y mantiene su posición central cuando giramos el huevo. Éstos son los de mejor calidad.
Huevos de categoría B: Estos huevos son los que han sido refrigerados y conservados. Se permite la presencia de hasta un 25% de manchas en su cáscara y también son de buena calidad.
Huevos de categoría C: Son huevos que tampoco son frescos y que no se comercializan para el uso directo, sino como materia prima en la industria alimentaria.

También se clasifican según su peso:

 

Súper grandes o XL: Cuando pesan más de 75 g.

Grandes o L: Entre 65 y 75 g.

Medianos o M: Entre 55 y 65 g

Pequeños o S: Pesan como máximo 55 g.

Características nutricionales

El huevo es un alimento rico en proteínas que además son de un valor biológico muy alto, tanto que el huevo es considerado por muchos expertos en nutrición como el alimento de referencia cuando se habla de proteínas. Esto es así porque contiene en una proporción óptima para los humanos los ocho aminoácidos esenciales que nuestro organismo necesita ingerir.

La clara del huevo está formada por agua (en un 86%) y por proteínas de alto valor biológico, mientras que la yema es rica en grasa saturada e insaturada, colesterol y otros componentes grasos. En la yema podemos encontrar también hierro, fósforo, zinc, selenio y sodio, además de vitaminas A y D.

En cuanto a su composición, hablando de 100 gramos de alimento, el huevo tiene un valor calórico de 149 kcal y contiene 12,5 gramos de proteínas y 11,1 de grasa. Aporta también 500 mg de colesterol, 2,2 mg de hierro, 1,5 mg de zinc y 140 mg de sodio.

El huevo en la alimentación infantil

Durante la infancia los niños necesitan comer tanto proteínas, como hidratos de carbono y grasas. Es cierto que la grasa es uno de los elementos más perseguidos de cualquier alimento, abundando ahora la alimentación “0%” o “light” que tratan de prescindir de ella. Sin embargo, los niños necesitan comer grasas y por eso deben tomar leche entera, por ejemplo, y deben comer huevo si es posible.

Es un alimento fácil de masticar que al tener un altísimo valor nutritivo es de gran valor para los niños, ya que les ayuda a tener un correcto estado nutricional.

Cuándo introducir el huevo en la dieta de los niños

Antes se esperaba hasta cumplir el año para introducirlo en la dieta de los niños por su potencial alergénico, pero según las nuevas recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría (2018) el huevo se puede introducir a partir de los seis meses en la dieta del bebé.

Alergia al huevo. Para niños con mayor riesgo de alergia, porque ya padece alguna alergia alimentaria, o cuyos padres son alérgicos a algún alimento, se recomienda introducir primero la yema (menos alergénica) durante cinco días sin introducir otro alimento nuevo para descartar una reacción, y luego introducir la clara.

La preparación que primero se introduce es la yema cocida, que generalmente es bien tolerada, y las manifestaciones clínicas aparecen cuando se introduce la clara. Algunos niños toleran la clara cocida, pero presentan los síntomas cuando se introducen preparaciones de huevo menos cocinadas (tortilla, revuelto) o huevo crudo (helados, merengues, mayonesa).

Hay que vigilar cualquier síntoma de alergia, y en caso de confirmarse, la solución es la exclusión total del huevo en la dieta de los niños, vigilando también los derivados y con los productos que contienen huevo en sus ingredientes.

El pronóstico de una alergia de este tipo es bueno, pues la mayoría de los niños acaban tolerando el huevo cuando superan los 3-4 años.

Cómo prepararlo

El huevo debe consumirse siempre cocido para evitar el riesgo de transmisión de enfermedades (básicamente la salmonella), evitando que quede crudo o semicrudo.

Son necesarios ocho minutos desde que el agua empieza a hervir para que el huevo quede bien cocido.

Una vez cocido, la yema puede mezclarse con algún puré, trocearla con carne, mezclarla con sopa, etc. En el momento en que el niño pueda comer tanto yema como huevo, pueden hacerse tortillas francesas, tortillas de patatas, huevos revueltos,…

En cuanto a la cantidad de huevos, se recomiendan dos a la semana, ya que la ESPGHAN recomendó no pasar de 300 mg al día de colesterol. La yema de un huevo de gallina tiene 270 mg. Si no pasamos de dos huevos a la semana, el aporte de colesterol (hay que contar con el resto de comidas) no pasará de esos 300 mg al día señalados.

 

Fuente : Bebes y más

Somos lideres en el sector

No dude en solicitar información acerca de nuestros servicios, nuestras vías de contacto están abiertas.

contacto

Av. Joaquín Orrantia, Edificio Trade Building torre A, piso C of. 705C.

Email: asistente@aprobal.org 
Telefono: +593 4 263 9909

GALLINAS PONEDORAS: ¿QUÉ FACTORES INFLUYEN EN EL TAMAÑO Y PESO DEL HUEVO?

El maíz se vende por encima del precio oficial, por falta del producto. La semana pasada el saco estuvo a 17,50 dólares y en esta, ya se oferta a 18 dólares. Así lo indicó a Diario EXPRESO

GALLINAS PONEDORAS: ¿QUÉ FACTORES INFLUYEN EN EL TAMAÑO Y PESO DEL HUEVO?

Un estudio encontró que esas variantes están determinadas por los niveles de proteína, ácido linoleico y grasa en la dieta.

 
TAMAÑO Y PESO
En cuanto al tamaño, el estudio encontró un incremento paulatino cuando el porcentaje de proteína bruta en la ración se halla en el intervalo 9 – 17%.
 
Es importante destacar el rol de los aminoácidos: el más referenciado como limitante para el tamaño es la metionina. Para niveles adecuados de proteína bruta en el pienso, rango entre 17 y 21%, es la metionina el factor que va a marcar los incrementos de tamaño.
 
Otro factor es el ácido linoleico, que a niveles del 1,2-1,4% maximiza el tamaño del huevo. Para niveles energéticos adecuados, la que nos ayuda a elevar el peso del huevo es la grasa añadida.
 
Estos factores, junto a cualquier aditivo que ayude a mejorar la digestibilidad de los nutrientes, como pueden ser los acidificantes, promotores de crecimiento o emulsionantes, pueden ayudar a incrementar el peso del huevo.
 

El informe también señaló que los aumentos de luz por encima de 14 horas ayudarán a aumentar el peso del huevo, el consumo por ave y día, así como la mortalidad del lote, al asumir como habituales a los programas de iluminación constante 16 horas luz/8 horas oscuridad.

“Existen varios factores ligados a nutrición, manejo y genética que nos ayudan a manipular el tamaño del huevo. Por separado, pueden ser de utilidad incompleta, pero manejados en un programa que englobe las tres ‘disciplinas’ pueden dar resultados satisfactorios, permitiéndonos acoplar nuestra producción de huevos al mercado fluctuante en que nos movemos”, resaltó el estudio de Esifar.

Fuente : Infocampo.Ar

Somos lideres en el sector

No dude en solicitar información acerca de nuestros servicios, nuestras vías de contacto están abiertas.

contacto

Av. Joaquín Orrantia, Edificio Trade Building torre A, piso C of. 705C.

Email: asistente@aprobal.org 
Telefono: +593 4 263 9909

¿SE PUEDEN COMER HUEVOS CON ALGÚN DEFECTO?

El maíz se vende por encima del precio oficial, por falta del producto. La semana pasada el saco estuvo a 17,50 dólares y en esta, ya se oferta a 18 dólares. Así lo indicó a Diario EXPRESO

¿SE PUEDEN COMER HUEVOS CON ALGÚN DEFECTO?

El huevo es uno de los alimentos más saludables y consumidos en todo el mundo. Si tienes como costumbre comprar los huevos a ganaderos locales, quizá te hayas encontrado con algún defecto en ellos. Pero, ¿supone algún riesgo para la salud?


Manchas de sangre

Si al cocinar el huevo te das cuenta de que hay pequeños restos de sangre en la yema, seguro que lo primero que se te viene a la cabeza es que el huevo está fertilizado. Pero no es así. Estos restos de sangre se dan cuando al salir la yema del ovario de la gallina se produce un pequeño desgarro.
Actualmente hay grandes avances en la selección de huevos, y los que presentan manchas de sangre no superan los procesos de calidad, así que es raro que las encuentres.

Yema oscura
La yema oscura no es un defecto en sí mismo. El color de la yema depende básicamente de la cantidad de carotenoides que contiene el plan de alimentación de la gallina. Cuando es alimentada con forraje con un alto contenido en este nutriente, la yema tiende a ser más oscura.

Dos yemas
Encontrarse con un huevo de dos yemas es algo que ocurre en ocasiones contadas. Esto solo pasa cuando los huevos los ponen gallinas muy jóvenes o muy mayores. Por supuesto, no pasa nada por comerlos, ¡proteína extra!

Cáscara irregular
Y, por último, la cáscara. Existen grandes diferencias de forma y textura entre unas cáscaras y otras, aunque en los supermercados todos los huevos son iguales porque los que tienen una forma rara los envían a otras empresas para hacer huevos en polvo o pasteurizados. Pero, si los compras a un productor local, quizá te encuentres con una cáscara irregular. No pasa nada.

Fuente : Ok Diario

Somos lideres en el sector

No dude en solicitar información acerca de nuestros servicios, nuestras vías de contacto están abiertas.

contacto

Av. Joaquín Orrantia, Edificio Trade Building torre A, piso C of. 705C.

Email: asistente@aprobal.org 
Telefono: +593 4 263 9909